11 oct. 2016

Los Mandalas y sus maravillosos beneficios.

¿Que es un mandala?

Tomando la definición que nos encontramos en wikipedia tenemos:

Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales y rituales del macrocosmos y el microcosmos, utilizadas en el budismo y el hinduismo.

Mandala es un término de origen sánscrito y significa círculo sagrado, es un símbolo que representa sanación, unión, integración, un todo.

Tenemos entonces, que es básicamente un círculo, lo que representa la forma perfecta y por ello  representa el símbolo del cosmos y de lo eterno.


Si vemos con detenimiento la vida que nos rodea, nos daremos cuenta que todo posee formas circulares, desde el sol y la luna hasta las flores, pasando por el átomo o las células, absolutamente todo sigue una línea circular.

Estas formas a su vez representan el ciclo infinito de la vida.


¿Cuál es el origen de los mandalas?

El arte de los mandalas es originario de la India, y se le considera una herramienta fundamental para la meditación.

También esta herramienta de meditación es utilizada en el Budismo, donde los mandalas más conocidos son los Tibetanos, que consisten en dibujarlos con arenas de colores, una vez terminada,  los monjes que se encargaron de elaborarlo lo destruyen, ya que lo importante no es la obra en sí, sino el proceso de creación.

Durante un capítulo de la serie de “House of Cards” se ve este proceso perfectamente, puedes disfrutar este ritual maravilloso y hacerte una idea de su poder. Aquí te dejamos el extracto del episodio.






En la cultura china también aun en la actualidad son usados para generar abundancia, prosperidad y para fortalecer la salud.

En la América precolombina también notamos la presencia de los mandalas, dentro del calendario Maya y el símbolo del kultrun. Este símbolo también lo podemos encontrar en los talismanes rúnicos.

Así pues, en casi todas las culturas de la antigüedad, ligadas a la espiritualidad y la transformación, el círculo siempre representó lo eterno, lo transcendente y absoluto.



¿Por qué son útiles los Mandalas?

Los mandalas son una herramienta maravillosa para la concentración, activación de la energía, energetización de lugares, para la meditación e incluso para elevar el nivel de conciencia.

Es poderosa en nuestras casas para captar la energía y crear una ambiente lleno de armonía y equilibrio, ayudándonos a transformar la energía negativa en positiva

Estos y mas,  son los beneficios que podemos obtener de un mándala, lo más básico que pueden hacer por nosotros, es ayudar a relajarnos y encontrar la paz cuando estamos atravesando momentos de dificultades que nos generan alteraciones nerviosas. Maravilloso, verdad?

Esta comprobado que observar los dibujos y colores de un mandala, es suficiente para lograr un buen momento de meditación. Pero hay otra forma excelente de conseguir los beneficios del mandala y es pintándolos.

Cuando pintamos  mandalas:

  • Entramos en estado de meditación y paz.
  • Nos libera de estrés
  • Desarrollamos y aumentamos nuestra capacidad de paciencia
  • Mejoramos en gran escala  nuestra concentración antes de estudiar
  • Aumentamos nuestra creatividad, maravilloso cuando debemos realizar algún trabajo artístico
Y mucho mas.


Ahora bien, ¿que es importante saber para colorear un mandala correctamente?

Debemos seguir los siguientes pasos:

1.- Debemos elegir un lugar adecuado para pintar: este lugar debe ser un lugar tranquilo y solo, que tenga buena iluminación o sea una habitación soleada preferiblemente. Podemos acompañar la actividad de  pintar con una música relajante que armonice con lo que estamos haciendo.


2.- Elegir un mandala: Esta elección debe ser personal, no hay nada escrito para este paso, debes dejarte llevar, no obstante hay unas bases que te pueden ayudar a la selección:

         a.- Si estas empezando en este arte, opta por las figuras grandes

b.- Si lo que quieres es aliviar el estrés o el cansancio, escoge preferiblemente figuras pequeñas.

         c.- Si quiere levantar el ánimo, mejor eliges figuras circulares.


3.-Elegir los colores: En este punto también debemos dejarnos llevar y elegir los colores que en ese momento nos provoque, quizás en un momento de la actividad dudamos de algún color que seleccionamos, no lo analices mucho, sigue y deja fluir todo, al final esto te hablara de tu estado anímico y el por qué elegiste cada color.

Pintar un mandala siempre será una actividad positiva uses el color que uses, pero podría resultar más útil si hemos detectado nuestro problema y queremos atacarlo directamente, para eso te dejamos recomendamos un blog donde puedes ver el detalle de lo que te puede aportar cada color: AJNA :: ARTE DE PAZ 


 4.- Colorear: Preferiblemente comenzamos por el color que mas no haya llamado la atención, tratando de colorear sin pensar.

Si lo que queremos es mostrar cómo nos sentimos, podemos empezar a colorear de adentro hacia afuera, pero si lo que pretendemos es concentrarnos, aclarar nuestra mente, mejor empezamos de fuera hacia dentro.


5.- Reflexión Final: Cualquier mandala coloreado es perfecto, sean cuales sean sus formas y colores. Cuando lo pintamos estamos en el camino hacia la perfección.

En este punto es muy importante dedicarle unos minutos a nuestra obra terminada, verlo en conjunto, formas y colores que hemos elegido. Esto nos va a transmitir toda la energía de la mandala y sus efectos.


También si eres de las personas que les gusta tejer, hay montones de diseños de mandalas que puedes hacer tu mismo y tenerlas en tu lugar de estudios, trabajo y en tu sitio favorito de la casa.

Te invito a que visites un Blog amigo: Megacrochet  donde encontraras patrones y el paso a paso para hacer tu propia mandala. Es maravilloso!
  



Bueno mis seguidores, espero hayan disfrutado y aprendido algo sobre esta técnica milenaria, y anímense y póngala en práctica, ya verán los resultados maravillosos que verán en sus vidas.


Nos vemos prontito.

Bye


Anita

2 comentarios :